Diagnóstico temprano de enfermedad de Alzheimer

Un diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer permitiría mejorar el tratamiento y la prevención de la enfermedad, y con ello mejorar la calidad de vida de las personas diagnosticadas y la de sus familiares cuidadores.

El objetivo general del este proyecto es el diseñar  una estrategia colaborativa que permita mejorar el acceso al diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer, a través de:

  • Campañas de sensibilización periódicas
  • Campañas de prevención
  • Campañas de detección
  • Creación y/o consolidación de redes compuestas por actores locales con capacidad de influir en este objetivo
  • Puesta en marcha de herramientas de capacitación en Atención Primaria que permitan prevenir y detectar casos de riesgo
  • Diseño de un paquete de medidas que faciliten la comunicación con la familia del potencial paciente
  • Establecimiento de canales de comunicación y coordinación con los servicios de Atención Primaria y con las áreas de Trabajo Social

“Diagnóstico precoz de la enfermedad” con el apoyo de Nutricia. Entre un 30% y el 40% de los casos de demencia está sin diagnosticar (de acuerdo con la Sociedad Española de Neurología) y cuando se realiza el diagnóstico es muchas ocasiones es tardío.

El avance en el diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer permite iniciar el tratamiento tanto farmacológico como no farmacológico, en las primeras etapas de la enfermedad, fundamental para retrasar los síntomas asociados a la enfermedad.

Los expertos estiman que un médico capacitado puede diagnosticar el Alzheimer con una precisión de más del 90 por ciento. El primer paso para hacer un seguimiento de los síntomas es encontrar a un médico con el que se sienta cómodo. Muchas personas contactan a su médico de atención primaria o clínico para hablar sobre sus preocupaciones relacionadas con la pérdida de memoria. Los médicos de atención primaria con frecuencia supervisan el proceso de diagnóstico.