Un paciente riojano de alzheimer pone en pie a un auditorio presidido por la Reina Sofía

Se llama Ildefonso Fernández, tiene 58 años y desde el año pasado sabe que padece alzheimer porque así se lo diagnosticaron los facultativos. Solo ese diagnóstico ha cambiado la vida de este vecino de Logroño y natural de Ciriñuela, pues asegura hasta el momento que se siente tan capacitado para desarrollar una vida normal como antes de conocer el nombre de la enfermedad que padece.

Sin embargo, su testimonio “puso en pie en un cerrado aplauso” a los 800 asistentes al VII Congreso Nacional de Alzheimer, celebrado en Málaga y presidido por la Reina Sofía. Así lo recoge en su crónica el diario Málaga Hoy, que se hace eco de la emotividad con la que Ildefonso reivindicaba que una futura reforma laboral permita adaptar los puestos de trabajo a aquellos pacientes de alzheimer con diagnósticos tempranos.

Porque este riojano -que ejerció en el congreso como portavoz del Panel de Expertos de Personas con Alzheimer (PEPA)- aseguró que “el diagnóstico y el despido vienen de la mano”, ya que tuvo que abandonar su puesto de trabajo en una cadena de supermercados cuando le diagnosticaron la patología.

“¿Por qué un día sirvo y al siguiente, tras el diagnóstico no sirvo para trabajar y debo aceptar ser incapaz?”, reflexionó, lamentando que “la investigación en alzheimer es la mitad de lo que se invierte para la caída del cabello”, por lo que reclamó más fondos para investigar tratamientos para esta enfermedad.

Volver a noticias