«Las administraciones deben tomarse en serio el alzheimer»

En vísperas del Día Mundial de la enfermedad,AFA-La Rioja pide más apoyos y «no caer en el olvido».

18.09.2009 - J. CAMPOS

Conocida como la epidemia del siglo XXI, el mal de alzheimer no sólo afecta a quienes lo padecen, sino que es compartido por todos aquellos que conviven a diario con los que lo sufren. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa de la que se desconoce la causa exacta y para la que, a día de hoy, no se dispone de un tratamiento eficaz. Ahora más que nunca, y en vísperas de la conmemoración del Día Mundial del Alzheimer, la Asociación de Familiares de Enfermos de La Rioja pide «no caer en el olvido» y lanzar un mensaje de optimismo... «Hay esperanza».

- Mientras la investigación sobre el alzheimer avanza, ustedes insisten en la importancia de la detección precoz.

- De momento es lo que hay. Los progresos son los que son y seguimos con las mismas medicaciones de antes... El tratamiento del mal en sus estadios iniciales es fundamental, ya que la ralentización de la enfermedad y la prolongación de esa fase inicial no sólo es buena para quien la sufre sino para su familia. Estamos hablando de una enfermedad que puede alargarse entre los 10 y los 15 años y cuanto más autónomo se mantenga el enfermo, mejor será su calidad de vida.

- Pero, ¿ante qué síntomas se debe acudir al médico?

- Sobre todo cuando son hechos puntuales, cosas concretas que afecten a tu entorno más cercano o al de tu familia. No me refiero a que se nos olvide donde hemos dejado las llaves porque a todos nos pasa, sino a cuando no recuerdas el nombre de tus hijos o tus nietos. Eso, por ejemplo, debe ser un claro síntoma de alarma.

- ¿Son conscientes las administraciones del problema de salud pública al que nos enfrentamos?

- Lo van siendo poco a poco. Se calcula que en la actualidad hay 26 millones de personas aquejadas por la enfermedad de alzheimer en todo el mundo. Los especialistas consideran que, de no encontrarse una cura efectiva, esta cifra podría alcanzar los 100 millones de personas en el año 2050. Las administraciones deben tomarse en serio el problema.

- Día Mundial del Alzheimer, ¿momento para la reivindicación?

- Se trata de informar y dar a conocer todas las cuestiones relacionadas con la enfermedad, solicitar el apoyo y la solidaridad de la población y unir esfuerzos con las autoridades sanitarias y gubernamentales. Vamos avanzando, pero sería necesaria más ayuda para la puesta en marcha de talleres de estimulación cognitiva, fundamentales además de la medicación, y más plazas en centros de días... sobre todo en cabeceras de comarca y pequeños municipios.

- ¿Ha significado mejoras la Ley de Dependencia?

- La Ley de Dependencia ha contribuido a que muchos enfermos puedan acudir a los citados talleres de estimulación cognitiva, que sólo los impartimos desde la propia asociación y que, por tanto, deben ser costeados por las propias familias.

- Quienes acuden a la asociación, ¿cómo afrontan la noticia de que un familiar tiene alzheimer?

- Se les cae el alma a los pies... Habitualmente, la gente se hunde porque saben la larga duración de esta enfermedad y lo cruda que ésta resulta tanto para el afectado y para las personas que le rodean. Constituye una enorme carga psicológica, física y económica para los familiares y los cuidadores. Y nos puede pasar a cualquiera.

Volver a noticias